8 nov. 2010

Para un verdugo anónimo

En casi todas las entradas repito una y otra vez que mis palabras son despliegues dramáticos y/o exhibicionista de mis malos y buenos momentos. Jamás he dicho que se escribir,  hasta incluso he admitido que muchas de estas entradas son vómito verbal desencadenado por un mal día.

Es bueno que a uno le digan sus verdades ¡SI! es cierto culpable de hacer demasiado poco por el mundo. Por eso aplaudo y procuro dar mi apoyo a los locos (lo sostengo firmemente ¡LOCOS! y lo repito al infinito) porque a mi parecer el exceso de cordura es lo que tiene a este mundo patas arriba.

Solo aquellos que desafían las convenciones con valor y paciencia para intentar hacer posibles las cosas que el resto del mundo piensa imposibles, logran cambiarlo. 

Lo acepto y me declaro culpable de algunos de los hechos que se me imputan y ante la preocupación por no ser escuchado he aquí una de las críticas más duras que me han hecho desde que La luna cuadrada nació.

Cometario de qwerty, sobre la entrada "Verdaderas tormentas"


Saludo porque es un requerimiento dictado por la sociedad, sin embargo, no puedo afirmar que es un gusto ni en lo absoluto un placer.


El punto es el siguiente: en primer lugar, pienso, sostengo y argumento que tus -patèticos y lastimeros- intentos de querer cambiar el mundo podando las ramas y no arrancando desde la raìz el problema, es tan tremendamente inverosìmil e irrisorio como la actitud que tienes para con la Vida. Es aberrante y asquerosamente nausabundo tu escribir, no puedes pensar que con la impavidez (discùlpome por el barbarismo) de tu actuar pretendas lograr un verdadero impacto social, con lo que tu reducido intelecto define como causas filantròpicas. Si te dices luchador social, en primera instancia debes aprender dos tèrminos tan profundos e insondables como el amor fraternal, como la verdadera Dilecciòn: LUCHA y RESISTENCIA; de la segunda hay dos clases, activa y pasiva; de la primera, es tu obligaciòn como ser humano -si es que lo eres-, es comprender y aprehender lo que la lucha significa: la acciòn directa no-violenta, la confrontaciòn.



En segundo lugar, si dices ser participe de Risaterapia AC, es parte de formaciòn como voluntario conocer los estatutos, linemientos y requerimientos de tan afable y admirable ONG. Quiero decir, que despuès de una situaciòn tal como lo fue el huracàn Alex, no pueden ir sino sòlo estrellas gigantes. TAAA!!!!
En ùltima instancia, los Pallazos Rodantez no son sòlo MDLR, antes bien tienes qie saber que se conocieron gracias a la labor del payaso hospitalario; ademàs, cabe agregar que ellos no van a albergues, y por si fuera poco les nombras locos sin remedio (alegoria de entes humanos sin capacidad de raciocinio en la cavidad craneal, descripciòn por mucho de tu personalidad), pues yo los definirìa como Revolucionarios del Amor -en su sentido màs hondo-.



Lo asevero asì porque son muy entrañables hermanos mìos.

No me disculparè por nada, puesto que he gritado la verdad a todo aquel que lea esto (aunque supongo tal cuestiòn por sobremanera dubitable). Asì pues, te dejo yaciento en tu postrera posiciòn de autocompadeciente e insufrible ahogo de corcholata. 

A mi verdugo anónimo, le agradesco enteramente el tiempo que me ha dedicado, no hacerlo sería descarada arrogancia de mi parte y no quiero que otro cargar otro pecado sobre la espalda. Todas las críticas son valiosas y más si son tan duras como esta, porque con aplausos y alagos jamás se superan los errores, son los golpes bajos y las cachetadas las que nos mejoran. 

Estoy consiente de que no es la primera vez que esto pasa, ni será la última. Pero si meresco ser criticada tan severamente, la próxima vez agradeceré que la opinión sobre mis palabras al menos sea firmada.

Pido disculpas a todo aquel al que mis palabras hayan causado cualquier tipo de malestar. Tengo impresión que algo de lo que más molesto en la entrada citada, fue el uso de la frase "Locos sin remedio" cuando me referí a "Los payasos rodantez". Jamás fue mi intención que esta fuera una ofensa, y estoy en total desacuerdo con la definición de diccionario de la palabra. Son precisamente cosas como esa revolución de amor a la que mi verdugo se refiere, las que afortunadamente arrancan a la humanidad de las asquerosas manos de la cordura.

He aquí los hechos, y si lo juzgan necesario sea pues:

¡Que me corten la cabeza!

Sonrían y buena vida





1 comentario:

Meryone dijo...

tienes un troll!!!!!!

te envidio! hace tantísimo tiempo que quiero uno... y pasan de mí

besos