21 sept. 2010

Cotufa

La pequeña Cotufa (así le dicen a las palomitas de maiz en Venezuela) Carinastra Malvada y Arepita son culpables del nombre

Esta tarde me ha ocurrido algo súper bizarro, ya estaba comenzando a pegar el sol de la tarde, ese que deja una lucecita como cálida por todos lados, y ahí me tenían muy quitada de la pena sentadita frente a la compu, cuando de pronto algo entró por mi ventana haciendo ruido y tirando cosas. Era una paloma blanca, que se había lastimado y probablemente perdió el equilibrio, a la cual tuve que perseguir por toda la casa para poderla agarrar y revisar lo que tenía. 

Al ver que la pobre no podía volar me lancé al veterinario (qué difícil es encontrar un que revise aves), el doctor se vio bien buena onda porque no me cobró ni la consulta ni las medicinas. Ahora “Cotufa” cómo la nombré en lo que se repone (espero), está en mi sala dormidita en una caja. 

Después de todo este asunto me imaginé la cara que puse cuando la vi entrar por la ventana, vaya momento iconográfico, solo pude pensar que la escena pudo ser una buena foto, casi una parodia. De hecho con mis amigos comencé a hacer un chiste tonte de "Oh estas embarazada", la verdad hasta mi abuela que es católica de hueso colorado y luego se pone medio punk con esas bromas se rió bastante. 

Sandra dice que la paloma es una señal de que algo cambiará en mi vida,  no lo sé, tal vez si. Por el momento lo único que se es que me he reido como enana por el extraño suceso y que quiero que Cotufa se reponga para poderla dejar en libertad otra vez 

Sonrían y buena vida.

No hay comentarios: