2 sept. 2010

Cabeza dura

Para variar soy un desastre, con la cara hinchada y llena de mocos, ojos rojos, muchos pañuelos usados en los bolsillos y un dolor de cabeza que me está matando. Prefiero no pensar mucho en cómo sucedió el asunto, ni en sí estuvo bien o mal, tampoco quiero escuchar esa frasecita de “las cosas pasan por algo” 

Sigo sin aprender a no subirme a las nubes sin paracaídas, uno se estos días creo que mi corazón se va a morir congelado de tanto golpe. Y es que él parecía ser esa persona, o al menos lo fingió muy bien, yo me confié y otra vez entregué mi corazón a la persona equivocada. 

Me dijo “ya no me busques, te buscaré cuando me sienta bien”, entre otras cosas más que me partieron el corazón. Todos me dicen que él es un cobarde y un idiota, pero ¿Quién es más idiota? ¿El que hace la trastada o la que se deja?. Me siento ligeramente usada,  pero se que en parte tuve la culpa por permitirlo así que no puedo quejarme, claro eso no quita que duela como ácido sobre la piel.

En estos momentos no estoy en mis 5 sentidos, aun me siento mal y creo que mejor iré a dormir que mañana hay que hacer de tripas corazón y concentrarse en cosas que son prioridad en mi vida. Pero en fin, soy una cabeza dura y no entiendo que debo dejar al amor en paz.

Sonrían por mí que hoy no tengo energía para eso, buena vida.

No hay comentarios: