2 may. 2010

Estúpido Pachelbel

Este sábado mi amiga, la que surca los cielos en columpio, rescató mi corazón de un viento tirano. Fue necesario porque sé que un día hubiera terminado en la basura, cómo tantas cosas terminaron.



Por el momento, el canon de Pachelbel me da melancolía, e irremediablemente se convertirá en parte de mi soundtrack de vida, porque hay canciones hasta para los momentos tristes.


Un día me despertaré y el Canon de Pachelbel ya no se sentirá tan frio y azul como tinta derramada, podré sonreír y recordarlo con cariño. Pero mientras esta parodia me ayudará a cortarme la amargura y hacerme reír a carcajadas. ¡Estúpido Pachelbel!






El viento era tan terriblemente común y predecible, tanto que jamás hubiera podido encontrar la poesía del universo...

No hay comentarios: