18 may. 2010

Di porqué...

Mi cuerpo se rebela contra mi ñoña determinación de acabar el semestre, me ha dado una diarrea marca diablo que no me dejó ir a la escuela. Entre más lo pienso es una inversión de tiempo inútil, estoy en el punto en que voy a la escuela por compromiso con mis compañeras de equipo y por miedo a quedarme sin la opción de regresar a la licenciatura en un año ¿lo entienden? ¡¡¡Miedo!!!.

Falta poco menos de un mes para terminar el semestre pero estoy cansada y harta, no me gusta gastar mi tiempo en clases repetitivas donde siento que solo voy a calentar un asiento, eso sin contar que odio la de carpintería con todo mi ser.

Mi yo pragmático dice, manda a la chingada las clases que te hacen sentir así, y solo ve a las que te gustan o que de verdad necesitan tu presencia (dígase taller, y solo porque se me hace mala onda dejar a mis amigas morir solas).

No sé hasta qué punto hago las cosas preocupada en lo que piensen los demás, hasta el punto que he dejado de lado cosas que realmente me gustan.
Isis se valiente ¡tú ya tienes una licenciatura!

No hay comentarios: