18 abr. 2010

Para un ser imaginario


Fuiste un producto de mi imaginación, nunca te conocí, de ningún modo deslicé mis dedos entre tu pelo, en ningún tiempo me bebí tu aliento.

Lo que pasa es que solo fue un sueño… entonces sí solo fue un sueño jamás exististe, sí jamás exististe no pudiste haberte ido; como no te fuiste, no hay razón para extrañarte; si no hay a quien extrañar, tampoco se puede estar triste. ¡Fuiste fruto de mi florida imaginación!

Pero aun así, y a pesar de la falta de lógica de dedicarle una canción a una creación de mi mente, cuando me acuerde que estuviste (aunque la verdad sea que no) me acordaré del Diluvio.




DILUVIO
Toco tus aguas, trazo signos de cristal, bebo tus aguas, en tus alas niego el tiempo.
Tomo tu ropa, pinto tus ojos, dibujo tu aliento recorro tu país, te olvido para verte.
Me dices que nos arrastrará el diluvio del amor al morir, que se pierde todo y que muere solo, y que no hay retorno y me olvidaras, y al quemar tus naves , arderán las rosas, las enfermas rosas.
Deseando tu aliento, veo mis miedos en tu piel; besando tu aliento canto a solas en la noche.
Tomo tu ropa, cierro cajones y busco en la sombra tu cuerpo infinito. Te recuerdo para verte.
Jaramar Soto



Fue solo un sueño fugás, y por ello fue hermoso...

1 comentario:

Josie dijo...

Me llegaron al ♥ tus palabra, muy poético.
Hermoso post.

Saluditos!!!