31 dic. 2009

Mañana estreno calendario.


Se termina el año, un año que fue difícil y en el que por poco no llego al final; muchas cosas pasaron, me estrené como doble de riesgo, cumplí el cuarto de siglo, recuperé a un viejo amigo, me encandilé con un pirata que resultó ser un simple topo viejo, fuí parte del pánico colectivo de la amenaza de los puercos zombi, me enfrenté a la más dura despedida de mi vida y con eso se me fue el cabello y medio corazón, me degradaron a payaso, gané mi primer salario por practicar las artes de engañar al tiempo, me adentré en el bosque donde susurran los espíritus, junto con una amiga me casé con una joven mexicana que ofrecía las tetas al venerable Las Casas, me arme de valor para romper una foto, me susurró el viento al oído, lo escuché y volé alto, me enamoré de un patán idiota por olvidar a otro patán idiota del que me enamoré por estar confundida con un diablo gitano come ojos de los montes, me caí de los brazos del viento y me hice cachitos por enésima vez, me ahogue en llanto de pena vieja, me enojé con una amiga, me desenojé de la amiga, me propuse sacar a los patanes idiotas y a los diablos creídos de mi corazón, me susurraron cientos de espiritus en la oscuridad del bosque, conocí a una sombra perdída en el bosque de los espíritus, descubrí que yo me estaba convirtiendo en sombra, me volví loca con la joven mexicana que andaba de ofrecida, rearme mi espíritu hecho cachitos, me convertí en esclava de arqueólogo, me enamoré del papel y los libros, hablé de las culpas con alguien y le di a mi corazón la oportunidad de desquitarse (aunque haya sido meramente simbólico), descubrí que la sombra se me metió por las grietas sin resanar de mi corazón, le di a a la sombra un dedal, la sombra se asustó y se escondió en una concha, entre en estado zanahoria por enésima vez y ahora estoy aquí con el estómago revuelto esperando que se acabe el mugroso 2009 de una vez por todas.

Al menos se cumplió mi deseo y no tendré que salir a ningún lado, podré quedarme mirando películas acostadita en el sillón y dormirme temprano porque me importa un comino si hoy es 31 de diciembre y tampoco me interesa que mañana hay que estrenar otro calendario., tal vez cuelgue en la pared el que me regalaron e la recaudería. No tengo ningún propósito para el 2010, no tengo ninguna expectativa y honestamente me importa un cacahuate lo que sea que vaya a venir...

No hay comentarios: