21 nov. 2009

Por el poder de Ra

Me estaba acordando de Mummies Alive!, una serie que me gustaba mucho de mocosa, y que tiene un rato que no veo. Hay tantas cosas que solían hacerme reír, y por una otra razón siempre son cosas que me alimentan las obsesiones.



Ayer hubo una plática de un grupo de restauradores mexicanos que junto con otros especialistas, se fueron con la sociedad mexicana de egiptología a trabajar en la tumba de Pui-Em-Ra segundo sacerdote de Hat-Shep-Sut (pa que no digan que no puse atención jeje). Al escuchar al profe Luis contando su experiencia por allá, me puse a pensar en esas decisiones vocacionales que me rondan por la cabeza y me hacen dudar, porque hay tantas cosas que quiero hacer, pero siento que ya no las haré, si tomo una decisión equivocada.

Me pongo a pensar hasta que punto mi hartazgo por la escuela se debe a situaciones emocionales que se me han salido de control ¿hasta qué punto estoy tomando una decisión por mi desenvolvimiento en mi grupo? porque desde hace casi un año me siento tan sola y fuera de lugar ahí. O será tal vez como le decía a doña ratoncita de archivo come libros, estoy cansada de tanta escuela porque ya son 20 años de mi vida gastados del mismo modo, y mi cuerpo y mente exigen un cambio a ese estilo de vida que de pronto es tan monótono.

Por otro lado al ver las cosas que tal vez nunca aprenderé si renuncio a la ENCRyM, materiales a los que renunciaré si decido irme a la especialidad de fotografía y después especializarme en archivos. No cursaría entonces ni caballete, ni pintura mural, ni arte contemporáneo, porque como dice Fernanda Valverde "Si te vas a dedicar a la foto, ya no pierdas tu tiempo, caballete no te servirá para eso". Pero... ¿de verdad quiero dedicarme a la foto y a los archivos?, me da miedo pensar que mi decisión se ve influenciada por mi propia constipación emocional y los nudos emntales que no logro resolver.

De lo único que estoy segura es que me encanta la restauración, pero ya no se cual es el camino que debo seguir y aunque mi nombre es Isis, yo no tengo un escuadrón de momias encantadas que me rescate si meto la pata jajaja.

Tome la decisión que tome, me quedará de consuelo que para un mismo destino siempre puede haber mil formas de llegar, solo debo ser valiente y confiar en que fue lo mejor. En fin mi única conclusión de esto es que debo de dejar de ver tanta tele, porque me está dañando y haciéndome decir cada tontería jajaja. Por lo mientras los dejo con más Mummies Alive!



Sonrían y buena vida (yo de verdad que lo estoy intentando)

2 comentarios:

Carrie dijo...

orale con al mujer momia eh!!?? momia mommia, pero unka las dejan d epintar sexys!! jajajajaja




y decime pues, quien es el ratoncito de archivo come libros!???


dalai isis, dalai de aki a ke termins por lo menos este semestre!!!:D

recuerda ke andamos juntas en el infiernooooooooo

Gerardo P. Taber dijo...

Mi querida Ast.

Tu tranquila, aunque no tengas a un escuadrón de momias para auxiliarte. Lo que te puedo decir es que no te aloques y dejes la ENCRyM. Tu aguanta un rato, no importa que seas "la bicha rara" una vez que termines la escuela lo más probable es que no estés en contacto con todas tus compañeras de la misma manera en como estas ahora, ya que cada una tendrá que rascarse con sus propias uñas.

Como tu misma dices, no te niegues la oportunidad de estar en tu caballete (o con tu caballote, quien quiera que sea). Ya después te puedes clavar en la fotografía o en el arte contemporáneo o en hacer macramé o punto de cruz.

Como dice el cliché del cuadro de gatito: Hang in there Kitty ¡¡¡

http://t4toby.files.wordpress.com/2007/07/hang.jpg

P.D. Mira tu, que chiquito es el mundo, yo me iba a ir a la primera temporada de restauración con los de la SME. Pero tuve problemas con "La Señora Presidenta y el Príncipe Consorte" ya que se “indignaron” y me “excomulgaron” de la SME porque me atreví a trabajar como investigador en la Coordinación de
Museos del INAH. La verdad al principio me afecto un poco, ya que me llegue a creer que había actuado como un “arribista”. Sin embargo tiempo después me entre de cómo todo fue un “complo” para no incluirme en el proyecto, por una cuestión de egos, pues "La Señora Presidenta y el Príncipe Consorte" quieren ser los únicos “egiptólogos” mexicanos sin ni siquiera tener una educación formal en alguna licenciatura antropológica o histórica. En fin, parece que el modelo “diletante” del siglo XVIII sigue aún vigente en la mente de muchas personas.