13 nov. 2009

El Grinch de la práctica

Esta mañana mientras esperaba para irme al último día de trabajo de la práctica escuchaba Shakira, y recordaba que cuando yo tenía 12 años mamá me decía que no le gustaba Shakira porque le parecía una chica con unas letras deprimentes. Y ahora que lo analizo pues si la mayoría son medio merteolatosas, de hecho la que escuchaba en la mañana me hiso pensar en una situación que pasé en estás dos semanas de práctica.




Y es que cuando el objeto de nuestro afecto no está interesado en nosotros y en cambio prefiere a cualquier, a veces en una actitud un tanto masoquista, tendemos a compararnos con esas otras personas: es más inteligente, más bonita, más delgada, sabe pararse de pestañas y todo lo que se te pueda ocurrir.

Eso me pasó en una de las primeras noches aquí en San Cristobal mientras yacía recostada junto a alguien que según yo ya había dicho que iba a quedar atrás porque yo había entendido que su dueña era alguien más (no se cual de todas, yo las agrupo en un ente), pero digamos que el despecho no es buen consejero y uno termina haciendo cosas estúpidas. Y así terminé en su cama hablando de mil cosas y de los maravillosas que son las mujeres de su vida, entre las cuales claro yo no estoy más allá de un simple resbalón de noche de borrachera porque era lo que tenía al alcance de la mano para curarse las ansias (o al menos eso siempre me ha hecho sentir).

Aunque claro también yo hablé de las personas en mi vida, de cierto pirata, de mi reciente… aun no sé cómo llamarlo, de una linda persona que me llama pequeña y me pone de buenas al conversar aunque solo le conozca por el frio monitor, de una hermosa hacedora de música, de un hada de azúcar y de tantas cosas más hasta que simplemente se quedó dormido. Y entonces yo miraba el contorno de su cara dibujarse con la débil luz de la ventana y escuchaba su respiración, y me decía a mi misma que ese momento de paz no podía durar demasiado y que seguramente se avecinaba un periodo de hostilidades.

Y así avanzaron las días y como sus otras mujeres perfectas lo trataron con la punta del pie, ese tonto que yo pensaba ya me había sacudido de la cabeza, comenzó a insistirle a otra de sus tantas mujeres perfectas que casualmente es (o era, en estos momentos de enojo aun no lo he decidido) mi amiga. En contra de lo que yo esperaba de ella, mis ojos observaron conforme fue avanzando la práctica que le correspondía (aunque a ella alguien más la espera en casa), y a mí de verlos se me nublaba el pensamiento y se me cortaba la digestión. Y entre las emociones que ya traía acumuladas y las escenas observadas se me hiso nudo tal en la cabeza que si no al perdí fue de puro milagro (claro el celular y la cartera no tuvieron tanta suerte).

Afortunadamente hasta hoy el trabajo en la práctica no tuvo consecuencias, solo un pequeño incidente causado por un objeto que calló de mi mano cuando lo vi llegar con un ostentoso animal de felpa para ella y yo me quedé pasmada y se me salió una pequeña lagrimita, pero nada que no tuviera arreglo.

¿Qué fue lo que aprendí de esta práctica? Pues he de decir que muchas cosas, entre ellas jamás cambiar mis planes por nadie, no quedarme con ganas de hacer algo, a que debo ser más impulsiva, que el despecho no es buen consejero, a esperara lo inesperado, a que es más cortar un injerto de papel japonés si no es una hoja doble y que la forma que mejor me acoda es una aguja de disección para cortar y unas pinzas para despeluchar, que siempre debes hacer un solo injerto a la vez, que siempre debes tapar un plumón después de usarlo, que debo escuchar a los demás pero solo tomar en cuenta lo necesario, lo demás hay que desecharlo, que Nadine está loca, que Roxana es super buen plan,que después de dos semanas de comer solo frijoles y arroz algo raro le comienza a pasar a tu cuerpo, a revisar las facturas, a separar varios paquetitos de dinero, a que cuando s necesita un abrazo te llega de quien menos lo esperas, a nunca traer atascada la bolsa, a no echar el celular en el pantalón si este no te queda ceñido, entre mil cosas más.

En fin la práctica por fin terminó y yo estoy confundida, no se porque de pronto me convertí en el Grinch de la práctica, si por ese frustrado fin de semana en Guanajuato, si por mi adorable amiga y el tonto que la corteja o simplemente porque extraño a mi gato, nadie lo sabrá, y hay cosas que es mejor no averiguar al menos por el momento.

Me retiro, porque esta entrada ya no tiene sentido alguno, y quiero ir a echarme mi última cena a cuenta de la escuela en San Cristobal.
Sonrían y buena vida.

4 comentarios:

Fan Fan dijo...

Ay amiga!, que cosas pasan. Y pues si, no te voy a negar que estuviste de amargosa y a veces groserita con muchos de nosotros.

En lo que respecta a ese que llamas "tonto" pues en realidad creo que ese costal de traumas que todos cargamos desde la infancia y que cada vez crece más, te ha hecho observar que las actividades cotidianas que este individuo realiza (que incluyen desde desayunar, ligar hasta ir al baño)son totalmente planeadas por el; sin embargo, así como lo dije arriba, todos tenemos el costalito de traumas que nos hace hacer cosas (muchas veces de forma inconsciente); aterrizando lo anterior, digo que ese hombre no sabe ni por qué hace lo que hace, y sus conquistas son la mayor parte de las veces por un traumita costalero que nos obliga a sentirnos solos y por ende nos hace necesitar de alguien todo el tiempo; siendo así es muy lógico que si no esta mi buenisima amiga desertora de escuela para locos, el intente llenar el hueco (actitud que me enfada bastante ya que en realidad es muy egoista y utiliza a la gente sin escrupulo alguno para continuar con su existencia edonista a más no poder).

No te saques de onda, siempre que quieras entender tu realidad o lo que te rodea en determinados momentos "siempre" piensa hacia que ideas tienden a llevarte tus traumas, y piensa también el los traumas de los demás, ya que muchas veces son tan diferentes a los nuestros que ni los tomamos en cuenta para nuestras teorias antropoloógicas y sicológicas, con ello evitaras atribuirte todo a ti misma o tener una vision muy alejada de lo que en realidad pasa, y también entender que todos estamos locos.

SALUDOS y un gran abrazo.

Davie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Davie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Davie dijo...

No lo niego Fan tienes parte de razón con eso de los traumas, y me late mucho que me lo dijeras de frente en la mañana, pero fuera del trauma, siento algo!! algo lindo!! Medio imposible pero lindo al fin, te quiero amiga con todo y mis traumas!!
Por otra parte es un poco molesto y raro pensar que Isis no ha superado que si la quiero!!! Pero la quiero como amiga!!!
Y es frustrante que cualquier persona que se me acerque y ella se entere le cause problema!! Aún recuerdo ese blog a cerca de Lucy, las quejas amargas de porque la atención era para Lu y no para Isis en su exposición. Aparte me confunde, preocupa y enoja que no pueda decir las cosas de frente como son!! Actuando en la vida cotidiana y volcando sus sentimientos reales en un blog a manera de juicio y ventana social, algo que sinceramente no va!! o no lo sé.
En realidad Isis, afrontas que lo escribes nos afecta?? En qué yo me sienta un poco desilusionado y engañado, porque en realidad no eres mi amiga sino una pretendiente atroz?? , En que termino siendo el hombre maldito que no te pela?? En que una verdadera amiga tuya se entere por estos medios que dudas de su amistad?? O a caso lo haces todo tan frio y calculado para que cambiemos hacia ti??? No eres el centro del Universo, pero si una persona importante para varias personas que te rodean, y muchas de las cosas escritas aquí pueden incomodar, lo cual no es la primera vez, ya me cansé de tirarte de loca (lo cual no eres) me tengo que enterar de lo que sientes por un monitor.
Mide tus palabras no te escondas bajo un pseudónimo, ni un blog, sabes que por lo menos “yo” estoy para escucharte, te quiero!!! , Pero la solución a esto está en ti!! En que te enfoques a la realidad. Qué bonito suena lo que escribes, sería bueno y congruente escucharlo de tu boca.