19 oct. 2009

Curita espiritual para un mal día

Mattew Pasquarello, Spirited Beginning, 2007


Hoy ando chipi, un exceso de hormonas diría yo, mi estado de ánimo poco tolerante y demasiado sensible causa que nada me salga bien. Me dan ganas de gritar, de tirarme al piso a hacer pataletas, de chillar hasta cansarme, de clamar con desesperación por un abrazo.

Para sentirme un poco mejor escucho La niña morena y flaca, que junta deliciosamente dos de mis curitas espirituales por excelencia y que no he podido sacarme de la cabeza desde la semana pasada.

El jueves yo googleaba imágenes de Nicholas Maurin para mi informe con desesperación desesperación (como la cucaracha que quería rescatar a su amiga la pulga del perol de sopa), pero en vez de eso fui a dar con una imagen que me recordó tanto a una poésia de Sabines que Jaramar hiso canción.

La adorable coincidencia me pone de buenas, debo de admitir que me he convertido en fan de Matthew Pasquarello y sus ilustraciones.

Sonrían y buena vida (Yo también intentaré sonreír en lo que resta de día, lo prometo)

3 comentarios:

Meryone dijo...

me encanta que llaméis curita a lo que para mí es una vulgar y prosaica tirita

me encnata

besos

GIGANTES QUE DESAPARECEN dijo...

¡Buenísimas las ilustraciones de Matthew Pasquarello!

Ahora recuerdo a un hombre que regalaba abrazos en la calle. Mucha gente aceptó sus abrazos de oso con mucho gusto. Los abrazos hacen mucho bien. Sobre todo a los niños, que necesitan mucho cariño, respeto y atención.

Que te mejores. Saludos.

Glennis dijo...

Very cute.