26 ago. 2009

Memoria de pez


Se dice que la memoria de los peces no dura más allá de un par de segundos, e incluso existe el mito de que llegan a morir por que se olvidan de cosas tan vitales como respirar. Todo aquel que me conoce, sabe que yo suelo ser muy despistada e incluso hay quien me ha dicho que parezco tener memoria de pez; desafortunadamente esa capacidad de olvidar parece solo estar presente cuando estorba, porque cosas que ya debería de haber sacado de mi sistema siguen ahí. ¿Será que soy como esos peces de leyenda urbana, a los que estúpidamente se les olvida respirar y mueren asfixiados? y lo que pasa realmente es que a mi se me olvida “olvidar”

2 comentarios:

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

No, el slide serian las ilustraciones de los capitulos del libro, lo que puse es una anticipo de lo que será el libro.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Me gusta el tema de la memoria. Isaac Asimov, uno de mis escritores favoritos, tenía una memoria extraordinaria. (Por lo menos, Isis Cat, para todo aquello que realmente le interesaba. Y le interesaban muchas cosas: Ciencia, historia, ciencia ficción, biología, química, etc.) Hay muchos personajes célebres en la historia por su gran memoria. Y también en la ficción: Recordemos el cuento de Jorge Luis Borges: «Funes, el memorioso». Por otro lado, una de las ventajas que traerá consigo el poshumanismo, será la posibilidad de que todos tengamos una memoria infalible, fabulosa, extraordinaria. Pero para eso, Isis Cat, hay que esperar unas cuantas décadas o un poco más. ¡Benditos sean todos los que están naciendo en estos momentos! Posdata: ¿No interactúas con los que te dejan comentarios?

Saludos.