21 mar. 2009

Hurgando en el fondo del closet



En estos últimos meses me ha dado un no sé qué, un especie de aire nostálgico de esos que te quitan el sueño, y hoy en uno de esos espasmos emocionales me puse a limpiar mi cuarto. Lo malo es que cada que hago mis supuestas limpiezas, el caos que habitualmente reina en mi habitación termina siendo mayor y hoy no fu la excepción. Como planeaba hacer depuración de la bola de triques que tengo guardados, me puse a revisar exhaustivamente cada cosa que iba saliendo de la montaña de objetos que yacían amontonados en el fondo del closet desde la última mudanza. De pronto entre mis chácharas se asomó mi vieja libreta de bocetos, al menos la última que tuve propiamente dedicada a dicha labor. Para no hacer el cuento tan largo, me quedé tan embebida en la rememoración de los recuerdos que me olvidé de la furia depuradora y decidí que la máxima entropía reinará por otra semana en mi habitación.

Al ver mis antiguos dibujos y las anotaciones que había al margen de las páginas, me confirmé lo mucho que he cambiado en estos tres años. No es que no lo supiera, pero nunca me había puesto a analizarlo, mira lo que uno se puede encontrar hurgando entre la basura que uno tiene acumulada en el fondo del ropero. Entre las cosas que me saltaron fueron los primeros diseños para los vestidos de Cortes y costuras, que la verdad en algunos casos se ven mejor en boceto que en la realidad, aunque para no saber coser y haberlos hecho con retazos tampoco me quedaron tan mal.


Ahora que volteo hacia esos tiempos, y pienso lo volada que estaba por aquel a quien solía llamar el del rostro de lapislázuli, tanto que necesité armar ese meloso (porque no se me ocurre otra forma de nombrarlo) ridículo y enredado discurso para desprenderme de él, me averguenzo un poco de mi. Aunque bien que mal el doble circulo, que podía verse constantemente sobre cada superficie que me permitía escribirlo, ha ido desapareciendo paulatinamente, siendo sustituido por otros símbolos pasajeros, eso ya es ganancia.

Entre los bocetos también habían apuntes de esas clases en las que no tenía a la mano otra cosa para anotar y no me quedaba más remedio que robarle espacio a mis dibujos. Y me acordé cuando casi vivía en Real de Monte, mis tiempos de conejillo de indias como primera generación del IDA, en la nevera que era el edificio de la extinta compañía minera de real del monte. La reciente nostalgia podría deberse también a que lo último que hice antes del accidente de enero fue ver a mis excompañeros en esa extraña fiesta pos navidad donde por fin conseguí hacer las paces con la vieja yo. Aunque también podría ser que parte de mi cursilón discurso me haya terminado de lavar el coco, y efectivamente la exposición de cortes y costuras realmente me haya auxiliado a olvidar el escozor que me causaba estar con mi antiguo gremio.

Lo que si no deja de causarme gracia es ver en lo que terminaron mi supuesto león, mi toro y mi ave, que no se donde les veía cara de animales a mis diseños. Oh!y pensar que por falta de tiempo el disco solar que orignalmente iba a estar en el toro (que vaya que se me salían las fijaciones) terminó siendo una coronita kitsch, y que el intentó de imitar el diseño del cabello del dibujo de lo que supuestamente era un león, me hiso terminar con pelos de loca. Del ave no me quejo, ese si me gustó como quedó, aunque de pronto me daba la sensación de ser Toro sentado más que un ave. Lo que si definitivamente tengo que lograr aunque sea por puro orgullo son los zapatos de forma de pezuña que jamás logre conseguir quien los hiciera. Así me tarde toda la vida tallándolos, lo intentaré hasta que me queden justo como los imaginé. Supongo que también algún día, aunque sea por puro ocio, sustituiré la coronita kitsch por el tocado que originalmente estaba diseñado para el pasado, aunque la verdad eso de los discos solares cornudos a mi no me van tan bien jajaja, aunque si ya me colgué la condenada coronita que más daño me puede hacer un discote en la cabeza.

Si encuentro el DVD donde respaldé las fotos y me armo de valor, prometo subir todas las imágenes de la exposición, de todas formas en una vieja entrada ya había subido unas donde ven más o menos las piezas de esa expo, así que tampoco los dejo tan en suspenso. No sé porque me da pena enseñarlas si ya me quemé con media Pachuca, qué más da quemarme en internet, de todos modos casi nadie me lee.

En fin me retiro, son las dos de la madrugaday considerando que al rato tengo que levantarme temprano, será mejor irse a dormir. Definitivamente la gente en su sano juicio, no anda metida en la internet revisando su correo a las 2 de la mañana o en mi caso desahogándose en el blog, pero... yo jamas he estado en mi sano juicio.

Saludos, sorían y buena vida.

2 comentarios:

Ki dijo...

Entonces ya somos dos sin "sano juicio"...

Meryone dijo...

tres, somos tres

lo del tumblr es otra cosa, no es exactamente como un fotolog ni como un blog. está bien y queda bonito. al fotolog le hago poco caso ya, pero tenía nostalgia de los tres cerrados

y creo que lo de empezar ordenando, encontrar algo y dejar el caos tal como está es algo que nos pasa a todos los que somos caóticos

la gente ordenada siempre me ha transmitido malas vibraciones

besos