17 nov. 2008

Xantolo, los ritos de la muerte














Ya pasó casi medio mes desde que me aventuré a Huejutla a ver esa fiesta de la cual el del rostro de Lapizlazuli tanto hablaba. El xantolo, es la fiesta de los muertos celebrada en la región huasteca, no estoy bien informada de todo lo que implica por que lo que yo vi en Huejutla me parece es ya una versión muy diluida de la fiesta. Según me contaba el taxista que me llevó a la central desde mi hotel, la fiesta se ha perdido bastante en las ciudades grandes (si es que a Huejutla se le puede llamar ciudad grande), pero en los pueblitos más pequeños siguen festejandola a la manera "tradicional". Pero siempre es así ¿no?, los pueblosmás aislados mantienen sus tradiciones con menos alteraciones.


De lo poco que pude averiguar del Xantolo es que en si no es una palabra en nahuatl, si no que más bien es la nahualización de la palabra Sanctorum. Parece que cuando llegaron los misoneros a la región hicieron adaptaciones de las fiestas que se celebrabran en fechas cercanas al 1 y 2 de noviembre y la dejaron como fiestas de todos santos, en latín claro está. Pero la gente del lugar no podía pronunciar la palabra "Sanctorum" y esta terminó por deformarce en la palabra Xantolo. Lo que me parece más curioso del caso es que había escuchado que pasaba alrevez, es decir palabras en lenguas autóctonas deformadas hasta españolizarse, como ocurrió con Huitzilopchco, que terminó convirtiendose en Churubusco.



Pero regresemos a mi escapada... que puedo decir de Huejutla. La iglesia es muy bonita, una construcción agustina del siglo XVI, me parece que está bastante intervenida por la gente del pueblo, pero lo positivo es que la estructura del edifico está en buenas condiciones (al menos la parte de la iglesia, del claustro no puedo opinar lo mismo). El cristo blanco que se llergue sobre el altar parece bastante reciente, y se ve que los pisos han sido cambiados al menos una vez. Lo que si es que la hilera de ventiladores de pared a pared, me hiso confirmar lo que ya me había contado el hombre Lapislazuli, en Huejutla llega a hacer tanto calor como en el mismo infierno jajaja.

Algo que definitivamente no debí de haber olvidado fueron mis botas palencanas, por que resulta que esa semana había estado lloviendo y todo estaba lleno de lodo. Era de ese lodo arcilloso que se te queda pegado y se hace chicle, creo que ni en Palenque me llené tanto de lodo los pies y eso que caminabamos por la selva. Otra cosa que me recordó Palenque, fue que en el baño me encontré una de esas lagartijas blancas chillonas que abundaban en el campamento, solo me hubiera faltado el grito de los zarahuatos para sentirme en práctica de campo, pero ya era demsiado.


Lo que más disfruté fue ver el mercado, había tantas cosas en los puestos que nunca había visto, fue como un viaje en el tiempo. Me llamó la atención que los chiles, entre otras cosas sólidas, te los venden por litro .

Si alguna vez vas a huejutla, no dejes de comer bocoles y zacahuil, te recomiendo el mercado para probarlos. Los bocoles son unas gorditas demaiz mezcladas con frijol tierno y el zacahuil es u tamal gigante de tres carnes, que te sirven en plato, tu solo pides que te den la parte de sacahuil de la carne quemá te gusta.

Tambien no pudieron faltar las cuadrillas de xantoleros, hombres enmascarados y/0 disfrazados de mujer, que bailan por el pueblo, y si te les cruzas en el camino pues mejor tomalo con humor, porque puede que termines bailando con ellos.


Bueno me despido por hoy, que debo ir a hacer mis deberes,ya los he postergado todo el fin de semana y es mejor comenzar ya.

Saludos y estrujos desde mi pedazo de luna cuadrada.

No hay comentarios: