29 nov. 2008

Lo que no te mata...














Veracruz no es mi lugar favorito sobre la tierra, por mucho tiempo evité poner pie en este lugar , pero este último par de semanas me he visto obligada a estar aquí. Durante los últimos años de mi infancia y la incipiente adolescencia, en esta ciudad ocurrió parte de una historia traumática que me dejó marcada. Caminar por sus calles remueve los recuerdos, que regresen golpeando fuerte para abrir viejas heridas y sacudir los esqueletos que yacían ocultos en el closet. Por eso me la paso escondida en el hotel y evito salir lo más posible.

Una de mis amigas dice que esto es como una oportunidad de hacer a un lado los viejos recuerdos y acuñar nuevos en su lugar. Sacar la basura, hacer limpieza en mi cabeza y lograr que este sitio ya no me duela cuando lo rememore; lograr de una vez por todas olvidar y perdonar, pero hacerlo enserio. Aunque tal vez solo lo dice para convencerme de que vaya a la playa con ella, porque no quiere ir sola jeje.

Dicen por ahí que lo que no te mata te hace más fuerte, y de veras que les creo, pero… a como duele hacerse fuerte.

No hay comentarios: