21 oct. 2008

Insomnio

Cabeceas en el salón de clases, tus parpados se sienten pesados y crees que en cualquier momento tu cabeza azotará contra la paleta de la banca. Por fin terminó la clase y puedes irte a casa, apenas logras llegar porque te caes de sueño y te diriges a la cama sin importarte nada más... sorpresa tu cabeza toca la almohada y automáticamente tus ganas de dormir se esfuman. ¡Maldita sea el insomnio regresó!

No hay comentarios: